martes, 7 de septiembre de 2010

Historias disparatadas: Cómo decirle a alguién que deje de mandarte 800 mails al día.


"Estibalator de la Internete"

¿Quién no ha conocido alguna vez a alguién que fuese capaz de mandarte más de 800 correos electrónicos diariamente? ¿O quizás algún amigo que te haya enviado el mismo mail que el resto de tus amigos virtuales, en el que, tras 22 diapositivas power point, termina amenazándote con una muerte cruel si no lo reenvías?

Porque, ¿quién no ha sufrido el acoso psicológico de una "cadena" enviada a través de un correo electrónico? Si tú eres esa "excepción", te doy mi enhorabuena y disfruta de no tener la bandeja de entrada colapsada. Pero no te preocupes, si todavía no te han llegado, pronto lo harán.

Sin embargo, ¿cómo es el perfil de esa persona que suele mandar este tipo de correos electrónicos (porque, simplemente, si tuviera que pagar los 34 céntimos en sellos, jamás se saturaría de buzón de correos; salvo que trabajase para una empresa de publicidad); a los que bautizaré como "friendly spam" o "correo agobiante amigable", traducido de aquella manera al español?

Quizás describiría a una persona de mediana edad, sitúada en la flor de la vida; con conocimientos de internet a nivel usuario; capaz de firmar sus correos electrónicos, además de hacerte memorizar una determinada frase en tu subconsciente "dále al maldito CC de tu correo cada vez que envíes un mail a alguién" (un CC que jamás estará al 100% visible en tu mail y que, por vagancia y rapidez, pasarás de localizar para mandar 1 SÓLO MAIL A 1 SOLA PERSONA; pero que después de una ojeada y mandarlo, verás el botón CC y aparecerá el remordimiento, acompañado de la frase anterior); capaz de manternerte informada de todas las oposiciones del Estado, aunque tú sólo te presentes a una; ser capaz de estar enganchada al ordenata durante más de 4 horas, aunque tenga que madrugar al día siguiente, para darte consejos y apoyarte; una persona algo loca y desiquilibrada; nueva descubridora del facebook y de los enlaces; capaz de mandarte un número considerable de correos electrónicos repetidos porque no se acuerda, al cabo de un tiempo, de cuáles envió y cuáles no; que le gustan los gatos, sólo porque tiene su foto de perfil con un gato, si no por los 5 correos sobre gatos que te ha enviado y que has tenido que ver porque en el asunto del correo, "aparentemente" no te hacía sospechar sobre el contenido oculto en él; etc; ect.

Porque la verdad son numerosos los aspectos que podríamos describir de este nuevo "spamer" amigable que, quizás, todos hemos conocido alguna vez.

En mi caso, responde al nombre de Estíbaliz o "Estibalator del Internete", única en su especie. Capaz de usar sus ojos con infrarrojos para ver a través de la pantalla de su ordenador (algo aparentemente normal). Pero quizás y sorprendente, no sea eso, si no que sea capaz de leer más allá de su monitor del Neolítico y descubrir las letras Arial 12 de un documento de texto, sin cometer ningún tipo de error; puesto que la pantalla lleva tiempo pidiéndole una jubilación anticipada y unas vacaciones permanentes, al no dominar mucho lo del tamaño de la resolución.

Sin embargo, esto no ha evitado que mi filtro de mensajes de mi correo electrónico se haya vuelto loco y ya no es extraño localizar mensajes de "Estibalator" en: bandeja de entrada, correo no deseado, borrador, mensajes enviados, vista rápida, mensaje personal de space,...

Entonces, mi pregunta crucial en estos casos, ¿qué debería hacer?

  1. No encender jamás el ordenador como hacen "algunos", al darle pereza que el ordenador vaya lentísimo por no formatearlo desde hace 8 años.
  2. Decirle claramente: "Sólo 1 correo a la semana, como hizo la borde de mi hermanísima".
  3. No agregarla como "amiga" voluntariamente a ningún tipo de espacio personal.
  4. Crearme 8 tipos diferentes de correos electrónicos y darle la dirección de 7 para que reparta los correos.
  5. Pedir donaciones para que actualice el monitor y deje de saturarme la bandeja de correo electrónico.
  6. Volverme tradicional y mostrarme en contra de los correos electrónicos en favor de los correos de sobre y sellos.
  7. No decirle nada, para poder seguir metiéndome con ella cada vez que la veo.

Uf, una decisión complicada. ¿Vosotros qué haríais? Quizás escogería la opción número 7, aunque desde aquí hago un llamamiento: "Estibalator a ver si nos vemos que entre la academia, el trabajo, los estudios, las clases, los exámenes, las oposiciones y una cita a través de tu secretaria a la que llamas "Agenda"; creo que la 7ª opción no es la más acertada.

Y ahora que he empezado a meditar en profundidad, creo que me voy a volver conservadora. Por eso, te enviaré mi dirección postal para que me reenvíes tus correos sobre gatos locos. Los espero con gran entusiasmo y no te preocupes, aunque no use el ratón del ordenador, me hago una idea mental de cómo es.

PD. DESDE AQUÍ CRISTINITA APUESTA POR UNA BANDEJA DE ENTRADA DEL CORREO ELECTRÓNICO MODERADO Y AGRADECE QUE SE ACUERDEN DE ELLA.

¡Compártelo!

3 comentarios :

Anónimo dijo...

...Cualquier parecido con la realidad... ES PURA COINCIDENCIA!!!
No puede haber nadie "asín" en el mundo!
jajajajaaa!

Anónimo dijo...

...NO, yo no fui... fue "Anónimo"!

David dijo...

Sin duda, la opción 7 es la más apropiada. Y es que al buen "spammer" no se le pueden cortar las alas, que si no se deprime XD

Además, ¡qué demonios! ¡Si hasta cumplen una inestimable labor social y todo! Con lo bien que sienta abrir el correo y encontrarte que tienes docenas de mensajes nuevos... así hasta se da la impresión de ser persona solicitada y ocupada.

Publicar un comentario

Se comenta por ahí...

Lo más visitado