domingo, 29 de enero de 2012

Historias disparatadas: Cosas que no deberías decir, pero que siempre se dicen. Vol.II


  • "Adoro los dibujos animados, ¿viste Shreck, El Gato con Botas, Phineas y Ferb...?
Vale, cuando tienes menos de 18 años es lógico que te encanten, pero a partir del los 21 y 22 años resulta un poco preocupante para otras personas tu nivel de frikismo porque "no es lo mismo" los dibujos de Mariscal que los de Walt Disney, aunque están realizados por adultos. Así que, don´t worry, eres un friki, aunque no lo quieras evitar, así que disfruta, la gente es demasiado seria para soñar.
  • "Decir todo lo que se piensa la primera vez que te presenten a alguien".
Si quieres que se escapen como si fueses un apestado, es una buena opción. Y si comienzas a hacer preguntas porque hay demasiado silencio y tus nervios te están atacando, es normal que cuando hables decidan volverse sordos, censuren información y te miren como si estuvieras desequilibrada. Así que pasa, ¡todavía no está preparados para simulacros en los que se refleje la sociedad actual!
  • "Hace días que no veo a tu padre/madre, ¿cómo están?" Y te contesten que han fallecido recientemente.
En mi opinión la situación más complicada de todas y la de más difícil escapatoria en la que las únicas frases clave son: "era una grandísima persona" "siempre se van los mejores"; aunque exactamente dudes de si realmente te referías a la misma persona que ha fallecido.
  • "Así que eres el signo Tauro, la de los cuernos", cuando acaba de dejarlo con el "capullo de su ex" que le había puesto los cuernos.
Lo que te lleva a poseer momentáneamente el título de "retrasad@" integral. Intentas ocultarte pero sin éxito. Así que solo tienes dos opciones: que llegues al hospital con un ojo negro o que, simplemente, decidan omitir lo que dijiste.
  • En una llamada telefónica: "¿Quién eres? No, perdona, ¿quién eres tú? ¡Me has llamado tú! No, yo no he usado el teléfono para llamar a nadie."
Finalices la llamada y te des cuenta de que fuiste tú la que habías llamado. Ante este tipo de situaciones sobran los comentarios y, si no hay nadie, decidas reírte tú sol@ ante la triste situación. A pesar de que luego hagas crucigramas para que no se vuelva a repetir.
  • "¡Pásatelo genial!"
No se puede abusar de esta frase porque NO VALE PARA TODO TIPO DE SITUACIONES, aunque lo digas "de serie". Puede ocurrir que esa persona vaya a un funeral o al hospital y, aunque es bueno para pasar el rato tener tu agenda ocupada, no creo que fuese una de las actividades que realizaría en su tiempo libre.


Leer más...

domingo, 8 de enero de 2012

Los personajes: Javierito Multifunción


El hermanísimo

¿Qué hacer cuando la persona con la que estás hablando controla de todo, sabe el ciclo de la vida desde la primera célula (porque se ha visto todos los documentales de la 2) o incluso, conoce la composición del jamón cocido que te estás comiendo?
  1. Opción. Hacerle morder el polvo y que te denuncie.
  2. Opción. Desconectar la mente y ponerse en modo stand-by (lo cuál sigue consumiendo).
  3. Opción. Llevarle al concurso "Pasapalabra" o, simplemente, observarlo detenidamente y escucharlo; porque algo se asentará en tu mente sedentaria.

Pero la verdad es complicado y rara vez, esa característica "multifunción" de mi hermanísimo se bloquea. Sólo ocurre esto cuando casi roza el punto de "niño Vicentito".

Por si acaso no sabéis a qué me refiero con "niño Vicentito"; es quizás la nomenclatura más empleada en mi familia, para designar a aquellos que tienen una explicación de cualquier cosa pero al que no te importaría meterlo en un armario y salir corriendo poco después.

Pero a Javierito todavía le quedan más fases en su evolución, así que aún está en el período "Multifunción".
Lo mejor de este período es la cantidad de recursos gratuitos que puedes aprovechar: traducción de textos en inglés, instalaciones de equipos informáticos y nuevos puntos de vista; ya que controla de: jardinería, bricolaje, decoración, idiomas, defensa personal, cocina, albañilería, Historia, atletismo, informática y un largo etc.
Ahora mismo, está aprendiendo algo de arqueología gracias a los topos de su jardín. Pero aún presenta dificultades en la oratoria, puesto que le cuesta aceptar que sus "fuentes", a veces, puedan ser erróneas.
No le gusta la lluvia, pero vive en Galicia porque ante todo siempre le ha gustado lo salvaje.

Últimamente se ha actualizado y ha llegado a "Facebook" (aunque solo acepta amigos, él está ahí). Porque le gusta llevar el control de todo para luego no tener que preguntar.

Lo que más me gusta de Javierito es quizás su facilidad de palabra cuando se habla por teléfono o en persona con él. He identificado una serie de frases que lo dicen todo:
  1. Hola, ¿qué tal?
  2. ¿Y qué más?
  3. Ah, no tengo ninguna novedad.
  4. Bueno, pásame, ¿todo bien?
Lo cual me hace darme cuenta de quién puedo aprender a resumir.

Pero quizás, lo mejor es su modo "radar". Con este dispositivo puede darse cuenta de si se ha modificado algo en casa o si las herramientas son "made in china" o del chino de al lado de casa (dependerá del día en el que una frase será clave "No sé dónde compráis estas cosas"; ya que está comprobado que una misma herramienta dependiendo del día puede ser considerada de calidad), aunque no tenga ni idea de si tu color de pelo es rojo, verde o azul.

Por esta simple razón, a Javierito se le conoce como "Multifunción" y de momento, no tiene competencia.


Leer más...

domingo, 1 de enero de 2012

Diario....de Cristinita: "Nos vamos a correr"


"Nos vamos a correr"

Algunas veces, resulta complicado compaginar tu vida con el resto del mundo: estudiar, hacer acto social y terapia familiar; trabajar; viajar; soñar despierto o simplemente, escoger un momento, una revista o salir a caminar; y un largo etc. Sin embargo, año tras año volvemos a realizar los mismos propósitos de año nuevo que "poco" o "nada" realizaremos. Pero dejemos creer a nuestra mente que lo haremos.
Uno de estos propósitos de estos últimos días (sí, decidí probarlo antes para ver si era un propósito óptimo para esta nueva entrada de año): Correr.
Dicha actividad duró 2 semanas aprox. (9 días). Fue dura, complicada y, poco a poco, fuimos encontrando nuevos aprendizajes con sus respectivos obstáculos. Elementos claves a tener en cuenta:

1. "Correr con tu perro puede ser divertido".
Así que me llevé a mi perro Tom (nombre poco común de los animales domésticos de 4 patas) a hacer ejercicio. Llevaba una vida demasiado sedentaria y cada vez existía una dependencia hacia las gominolas y al absentismo. Por supuesto, estamos hablando de mi perro. Sin embargo, que tu perro se pase persiguiendo a un gato o elemento imaginario, durante los 5 últimos minutos que faltan para regresar al hogar, como si participase en una maratón, no era lo que consideraba por comenzar poco a poco (teniendo en cuenta de que ha tardado 8 días en darse cuenta de que ese objeto no era real).

2. "El equipamiento es imprescindible".
Tom necesitaba algo para no mojarse con la lluvia. No es que se volviese un perro snop a los 11 años (camino de los 12 en 2012), si no que pillar catarro y que cada vez que se te acercase a oler dejase una serie de sustancias, resultaba un asunto de "fuerza mayor". Así que, debido a su tamaño desproporcionado y el escaso presupuesto económico, decidí desplazarme a la única tienda especialista de mi zona, "el chino de mi barrio". Allí descubrí que por un módico precio puedes encontrarte un chubasquero perruno de color rojo, con capucha, forrado y con franjas reflectantes. Sin embargo, Tom no lo lleva muy bien y ha dejado de ser Rex para convertirse en una adaptación que se ve en la oscuridad.

3. "Hay que comenzar poco a poco".
Por lo que decidí ir recorriendo pequeñas distancias hasta completar los 1500m de mi recorrido. Es importante no forzar a mi perro, ya que le acababa de alejar de su vida placentera y relajada de jubilado retirado. Aunque creo que mis músculos han notado el esfuerzo sometido y quería introducir cambios poco a poco porque no quería adquirir la imagen musculada de los deportistas profesionales.

4. "Es bueno marcar un horario fijo".
Una meta clave hasta que comencé a darme cuenta de un pequeño detalle, ¿y si un día no pudiese continuar? ¿y si salía de copas? ¿y si al día siguiente tenía que madrugar? ¿y si...?
Que conste, hasta ese momento, 1 hora de tu vida resultaba prescindible.

5. "Hay que estirarse".
En el colegio y en el instituto no me podía quejar con mis notazas en gimnasia de "sobresaliente" a pesar de mis problemas personales con el potro (se movía él solo); la cuerda (no entiendo para qué había tantos nudos si yo me quedaba en el primero); o la pista de atletismo (considero que no estaba adaptada la distancia a nuestras necesidades como alumnado y recorrerla entera significaba que a la vuelta ya habría terminado la clase); por lo que los estiramientos los tenía dominados y más gracias a mi pasado de jugadora de equipo de volleyball (estuvimos a punto de ganar algún partidillo y conocía la función del banquillo). Aunque me di cuenta de que había que hacerlos a partir del 4º día.

6. "Las condiciones climáticas".
Quizás uno de mis grandes obstáculos ha sido el frío. Puede que al estar en la estación invernal debería de haberlo tenido previsto, pero cuando llegó me pilló de sopetón (y a Tom también). Teníamos la equipación adecuada; el pensamiento claro, pero quizás, nuestra vida sedentaria había sido demasiado conformista, nuestro cuerpo no logró resistirlo y, poco a poco, buscó el hogar familiar tras salvar la vida de un cachorrito (pero esto, amigos, esto es otra historia). Allá se fue el horario, el equipamiento y las persecuciones hacia lo desconocido durante los 1400m de nuestro recorrido.
Así que, queridos blogeros, seguidores ocultos y no tan ocultos; primeros lectores; desde ese choque contra la realidad comenzamos, Tom y yo, a valorar lo que significaba "salir a correr". Por eso, en este 2012, no hay que rendirse y tras una breve meditación: ¡¡¡2 de Enero de 2012 volvemos a correr!!!! (o por lo menos, es un buen propósito, ¿verdad?)
Leer más...

Se comenta por ahí...

Lo más visitado