domingo, 18 de diciembre de 2016

11 razones por las que pones cara de asco, a veces...

Razones por las que tu cara de asco aparece cuando menos te lo esperas


  1. Cuando alguien te recuerda que "fulanito" se sacó la plaza "a la primera".
  2. Cuando te preguntan.. "Pero, ¿cuántas veces te has presentado ya? Lo debes tener machacado?"
  3. O te cuestionan.. "No has estudiado lo suficiente".
  4. Cuando te mencionan por casualidad que no han estudiado nada (ni abierto el temario), pero luego sacan "notazas" (¿qué es esa ley?).
  5. Cuando creen que si tienes encendido el ordenador, No estás haciendo nada.
  6. Cuadno te interrumpen para decir "chorradas".
  7. Cuando anuncian la ridícula tasa de reposición de maestros.
  8. Al sacar a pasear al perro, cuando estás en tu zona de confort.
  9. Cuando tienes que comprar "compresas", sí, ya es bastante "irritante" la situación como para encima se entere todo el mundo que estás en "tus días".
  10. Pero sobretodo las caras de felicidad del resto de humanoides cuando se van de fiesta, cenolas... y tú te quedas en tu hogar para poder madrugar al día siguiente.
  11. Aunque quizás es cuando sabes perfectamente que tienes razón en una discusión y no den su brazo a torcer, reconociendo tu máxima sabiduría.

Leer más...

viernes, 16 de diciembre de 2016

Preparando oposiciones...

Diario de: preparando oposiciones...

Como algun@s ya sabéis llevo ya unos añitos en el mundo de las oposiciones, concretamente en las de Educación, y aunque parece que la cosa va empezando a dar sus frutos desde hace un año, es un trabajo muy duro y lleno de altibajos.

Algunas veces parece que te ahogas en un vaso de agua, cuando no das asimilado conceptos, leyes... o simplemente no das cumplido los objetivos previstos (tus objetivos).


Madrugar es un hábito diario y comienzas a perder la cuenta del día que es, salvo por el día de descanso (que tiene una duración limitada). Así que... decides que la cafeína y un buen desayuno son las proteínas que necesitas.


Los meses pasan rápidamente y apenas te das cuenta de que la fecha del examen está a la vuelta de la esquina.

El temario forma parte de tu vida: comes con él, sueñas con él, tienes avisos en el móvil de él, forma parte de tus conversaciones diarias...Hasta que esa relación se convierte en amor- odio y acabas acumulando temarios de otros años (que no tirarás hasta que no saques tu merecida "plaza", no vaya a ser...).


Comienzas a organizar todo y a amar la papelería.


Descubres que el "aislamiento deseado" forma parte de tu vida hasta que pase el examen (con suerte), sólo abandonándolo en ocasiones especiales.


Amas y deseas tus días de descanso junto con tu cama, como si fueran tus amantes bandidos.


Aparece una figura nueva en tu vida que "no soportas" durante todo ese proceso de preparación, "El/ la preparador/a", que te hace sufrir con sus correcciones y las "tareas" que tienes qué hacerle semanalmente. 

El opozulo, es el término con el que se denomina a tu escritorio o zona de estudio,  20 años después de dejar la enseñanza básica (convirtiéndose en un concepto más chic y molón).


El tiempo atmosférico comienza a darte igual, junto con las estaciones o las vacaciones, ya que sólo hay una cosa en mente, "ponte a estudiar".


Y finalmente, tu familia, amig@s (los que han aguantado todo este período, o que están en la misma situación que tú), tu novi@, mascotas... se convierten en los testigos, sufridores, acompañantes de este largo camino de las oposiciones, lleno de altos y bajos... pero con un único objetivo, sacar la plaza (trabajo fijo, más o menos estable, de lo que estudiaste, en mi caso, maestra en un colegio del estado).





Leer más...

jueves, 15 de diciembre de 2016

Simplemente Chispa...



Chispa

Como muchos sabéis Chispa es mi fiel compañera de viaje, de caminatas, de penas, de tristezas, de felicidad... y en este duro y largo camino que conllevan las oposiciones.

Llegó a mi vida por casualidad y lleva acompañándome cerca de dos años. Para algunos Chispa es un perro que va a su "aire", un poco vago, al que no le gusta hacer deporte con su dueña y adora dormir (si puede ser a pleno sol desde verano hasta invierno, mejor que mejor). Sin embargo, es una compañera ideal con una paciencia casi infinita y apenas se enfada (salvo que tenga un mal día, pero, ¿cuántos de vosotr@s no lo tenéis?). 

Su pasión, quizás sean las salchichas y su sueño es convertirse en catadora de salchichas profesionales.

No le gustan los gusanitos y las verduras... pero no le hace ascos a la fruta.

Le gusta socializar pero le suelen caer mal los Pastores Alemanes (puede ser por su carácter agrio).

Le encanta ignorar a mi novio (al igual que mi anterior compañero de fatigas) y usarlo para su propio beneficio, (intercambian caricias en lugar de pelos en la ropa).

Disfruta cuando la cepillan, pero limpiarle las orejas, ir al veterinario o desparasitarla externamente es para ella un calvario (aunque si le muestras un poco de comida ya se despista y se le olvida).

Utiliza a mi familia para su propio beneficio, con esos ojos saltones que parece que es  un peluche de color canela.

Suele tomarse largos respiros y momentos de descanso en su maxi- cama en la que se encaja como si estuviera en un Tetris. Pero prefiere acompañarme cuando estoy estudiando acurrucándose encima de mis pies o zapatillas, y echarse unas siestas con ronquidos de 4horas cuando me da por "cantarle la lección".

Su constitución atlética y su olfato de cazadora nata hace que cuando está muy "agotada" de un paseo se tumbe en el descanso del piso de abajo, y sólo se mueva si huele la comida. Sin embargo, te anima a andar, ya que cada vez que te paras con alguien durante su "paseo" comienza a bostezar en voz alta, expresando su malestar y aburrimiento.

Es educada y limpia, por eso no pisa la hierba cuando va a hacer sus "cosas", ya que prefiere no manchar sus delicadas patas de color canela, prefiere olisquear con su hocico con maxi-olfato. 

Tampoco le gusta salir de su zona de confort, por eso, si se encuentra muy muy bien, tendrás que obligarla para salir a pasear.

En definitiva, es una perra presumida, a la que le encanta mirarse en los espejos de los portales; comer, no le hace ascos a casi ningún elemento; es muy limpia, no le gusta mancharse ni manchar su maxi-cama o hogar; es inteligente, sabe que poniendo esos "ojitos" nos derretimos todos; es paciente y con carácter alegre... es definitivamente... Chispita. 




Porque es mi compañera de viaje:


A continuación muestra de la paciencia de Chispa:







Leer más...

domingo, 18 de septiembre de 2016

Y un día llegaron las vacaciones de verano..



 

Llegan las vacaciones...

Este año llegaron las vacaciones un poco retrasadas... Para algunos, suelen ser en los meses de Julio a Agosto pero, si os ocurre como a mí, suelen ser las fechas en las que me suelen coincidir con exámenes o trabajo; por eso, este año me tomé un respiro en Septiembre.

¿Y a dónde me fui? Pues a visitar al hermanísimo a las Palmas de Gran Canaria, unas islas que no había visitado nunca y resultaron un gran descubrimiento.

No fue el destino que más me ha gustado, ya que no suelo ser de las que me gusta espachurrarme en la playa y tomar el sol todo el día. Pero, no estuvo tan mal y pude disfrutar de sus gentes o paisaje.







Leer más...

domingo, 28 de agosto de 2016

Diario de... Tiempo de relax




Relaxing time


Se acerca Septiembre, las librerías y papelerías están haciendo su "agosto" estos días. Y es se acerca el final de las vacaciones, el regreso al colegio, a la ciudad, al trabajo...; dejando atrás la "buena vida", las playas llenas de veraneantes, las fotos en instagram o Facebook en la playa, etc. y comienza la vuelta a la rutina y el acopio de todo tipo de material escolar, así como los míticos colecionables de Septiembre (a veces, no sé si las encuestas de población activa deberían de hacer una breve mención a los colecionables, puesto que todavía no he conocido a nadie que los haya terminado).

Pero, ¿qué ocurre con los que trabajamos durante el verano? Parece que Septiembre es simplemente la prolongación de tu rutina y dejas de tener vida, a los ojos de los medios. 

Pues no, Septiembre es el mes del "opositor", ese ser que se desplaza por las librerías, papelerías o grandes superficies que en estas fechas están cargados de descuentos, 2x1, o de paquetes con 50 bolígrafos de colores al precio de 20; por ejemplo. Ese espécimen que se camufla entre la sección de post-it de colores y formas, contempla brevemente su economía, y se llena la cesta de la compra con útiles que, quizás use, o quizás pueda usar en próximos subrayados, pero que acaba adquiriendo porque son "bonitos".

El/la opositor/a no compra para "menores" a su cargo en edad escolar, si no para su propio placer personal; es conocedor de toda clase de técnicas de subrayado y domina a la perfección aplicaciones como Pinterest, lo que lo llena de ideas a realizar con whassitape, subrayadores...en su agenda "cool".

A diferencia del loco/a de las manualidades, el/la opositor/a tiene bajo sus dominios un amplio surtido de estuches "monos", agendas "cucas" y un amplio abanico de recursos (tras haber arrasado en años anteriores las papelerías), que invaden su "opozulo", Un "opozulo" que, lucirá una imagen "impoluta" para las fotografías subidas a instagram, pero que dejará de poseer todo el espacio necesario para sus apuntes o los esquemas de los esquemas, cuando llevas 4 horas delante de ellos (invadiendo todo el espacio que lo rodea).


Así que qué decir del mes de Septiembre, un mes que adoro por el amplio surtido de folios que adquiriré y los post-it que descubriré, de puente entre mis vacaciones (porque los que trabajamos en verano descubrimos el relax en este mes sin "familias con niños/as gritones/as" y sin saturaciones en las playas) y la vuelta a la rutina de estudio. Es decir, un mes con síndrome post-vacacional, en donde te das cuenta, otro año más, de las numerosas cosas que te has propuesto hacer y no has hecho, mientras te tomas un respiro en una playita a 25ºC, mientras el resto de tus conocidos terminan sus vacaciones.
Leer más...

Diario de... Cámbiame


CÁMBIAME

"Cámbiame" era lo que constantemente parecía exclamar mi pelo cuando me situaba frente al espejo y lo observaba con atención: puntas abiertas, corte recto, sin vida... El pobre agonizaba cada vez que mi cepillo del pelo lo acariciaba, al mismo tiempo que una goma lo sujetaba en épocas de calor.

Entonces, llegó el verano, los exámenes de la oposición y el estrés; como consecuencia, decidió abandonarme lentamente en el mes de junio, no lo aguantaba más. Mi pelo no soportaba la tensión, la rutina y la monotonía de una opositora histérica.

Así, llegó el mes de Julio y ante la posibilidad de quedarme literalmente "calva", decidí tomar medidas drásticas, "raparme el pelo", ya que según revistas con tanta base científica como "Saber vivir" o "Cosmopolitan" afirmaban que cortarse el pelo revitalizaba todo el cuero cabelludo.

Me dirigí a una peluquería que aparentaba saber lo qué hacía (analicé previamente los comentarios en Facebook, si no tiene página en Facebook no se puede considerar una peluquería moderna), no quería un corte de pelo del estilo a los años 80, como el que a veces parecen llevar las "señoras" o "señoritas" de 58 años en adelante, creo que ya sabéis de lo qué estoy hablando (vale, siempre hay alguna excepción).
La peluquera en cuestión me miró como si tuviera claro lo que yo quería hacerme (falso) y, a continuación le hice sentir la peluquera más feliz durante esos minutos, cuando le transmití mi necesidad de cortarme el pelo a su gusto (nunca he conocido a ninguna peluquera que, cuando le dices que te corte las puntas, te haya cortado media melena, por lo que, mi petición fue recibida con una alegría desbordante).

Pero, ¿qué ocurrió cuando me miré al espejo? Tras la drástica decisión, dejé atrás mi melena para dejar paso al pelo corto; un look moderno que, con el paso de los días, se convertiría en un look "friki"cuando pasara el efecto de la laca y volviera a asentarse en su hábitat natural (mi cuero cabelludo). Mi cara lo reflejaba todo, necesitaba un cambio drástico y, seguramente, fue lo más "radical" que había hecho en bastantes meses.

Mi cara cuando me observé por primera vez mi cambio de look:



Leer más...

sábado, 27 de agosto de 2016

5 opciones qué hacer cuando no tienes más qué hacer salvo estudiar

5 opciones qué hacer

 cuando no tienes más qué hacer salvo estudiar



Como buena opositora que soy, las horas pasan y pasan sin cesar, así que... ¿Qué hacer cuando no tienes nada más qué hacer salvo estudiar?

Supongo que tienes varias opciones:


  1. Comerte la mesa de estudio.


2. Tomarte un respiro y dibujar tus piernas (modo friki total).


3. Comerte el ordenador, claro ejemplo de que tu cerebro está sufriendo un grave deterioro.


4. Convertirte en un cubito de hielo (difícilmente en verano).


5. Ponerse a cotillear la vida de los demás a través de las redes sociales (Facebook, Twitter, instagram...) y comparar  tu "opovida" con la de tus "opocompis" o con el resto de conocid@s... (con el desgaste emocional y psicológico superior al de cualquier oposición).



Ah!! Si por alguna razón descubres alguna de estas redes sociales no dudes en seguirme, porque, ¿qué mejor apoyo que descubrirme y cotillear juntas?

Instagram: @mundocristinita.
Twitter: MundoCristinita

Leer más...

viernes, 26 de agosto de 2016

Reflexiones de una opositora camino de los treinta

Reflexiones de una opositora camino de los treinta


Me llamo Cristinita, como algunos de vosotr@s ya sabéis. Tengo casi 30 años (29 concretamente) y aún no controlo de divorcios, pero soy capaz de responder a interrogantes tan cruciales en la vida de una veinteañera:

"¿Qué vas a hacer este fin de semana?" "No lo sé".
"¿Has arreglado la habitación?" " Ya lo haré".
"¿Con quién está saliendo menganito ahora?" "Con fulanito, pero menganito aún sigue ahí".
o... "¿Has bebdio?" "Jamás mamá."

No tengo un Máster en relaciones amorosas porque aún me encuentro en la fase semi-independencia emocional (es decir, quieres estar con alguien pero disfrutar lo máximo de "tu soltería") y eres demasiado joven para atarte a algún semejante, más allá de robarle un trozo de pizza a tu compañero de fatigas.

Vivo todavía con mis progenitores porque me cuesta abandonar el nido familiar y la economía dirige mi vida de estudiante-opositora-trabajadora.

Mi plato favorito es la pasta en todas sus manifestaciones posibles, pero en particular adoro los macarrones y su forma redondeada (aunque soy consciente que se trata del mismo tipo de masa que se usa con los spaguettis...).

Me molesta que me digan lo que tengo qué hacer o cómo actuar, pero no concibo que al pedir una opinión no me la den.

Soy escéptica, rara, perfeccionista, obseviva... pero un bombón (si escarbas un poquito). Y a la que no le gusta tomar decisiones por temor a equivocarme.

¿Alguna vez has girado a la izquierda cuando te dicen "gire usted a la derecha"? o ¿has conocido todo un pueblo porque has hecho 8 veces el mismo recorrido buscando la salida?

Entonces, creo que comprendes mi mundo o, quizás, no seré tan diferente al resto del Mundo, ¿no crees?

Leer más...

Se comenta por ahí...

Lo más visitado